Bebé de nalgas y Versión Cefálica Externa (VCE)

En este post os hablo de la Versión Cefálica Externa y mi experiencia con esta técnica en mi primer embarazo. Afortunadamente a mí me ha funcionado y no ha sido para nada un procedimiento doloroso, ni siquiera incómodo, pero eso depende de muchos factores, y cada persona tiene una experiencia diferente. Sin embargo si tenéis la opción de que os hagan una versión cefálica externa porque vuestro bebé está de nalgas cuando ya debería estar en posición de salida, y eso puede evitaros la incomodidad de una cesárea, valorad seriamente esta opción pues los riesgos son mínimos (inferiores a los que tiene una cesárea), aunque también es cierto que es un procedimiento con una tasa de éxito del 50%, pero no perdéis nada por intentarlo (solo que hay que ir preparada para que te toquen la tripota y relajarse y concienciarse de que no es especialmente agradable).

Si queries saber más, seguid leyendo…En mi semana 34 tuve una ecografía y el bebé estaba de nalgas, pero yo no le dí ninguna importancia. Estoy teniendo un embarazo tan llevadero y cómodo que no esperaba ningún contratiempo. Sin embargo mi matrona sí le dio importancia y ahí me empecé a asustar. Me habló de las opciones que hay para evitar la cesárea, siempre respetando mi decisión, y me habló por primera vez de la Versión Cefálica Externa, que yo no había oido nunca. Si habéis llegado a este post es porque ya sabéis en qué consiste esta técnica así que os ahorro la explicación. Mi matrona me sugirió hacer acupuntura especializada para estas situaciones y si no funcionaba realizarme la VCE.

Conseguí cita inmediatamente con una acupuntora especializada en embarazo y fertilidad (si vivís en Amsterdam os recomiendo la que me atendió a mí, se llama Manon Ritter), quien me realizó una sesión de acupuntura y un tratamiento con moxa o moxibustión (primero me puso 2 ventosas en la parte baja de la espalda, pues tengo molestias ahí, y luego me puso agujas: una en el pie izquierdo, una en cada pierna, una en cada rodilla, una en la oreja y una en la coronilla en la cabeza, ah y no duele, tranquilas), y luego encendió la barrita de moxa (es como una barra de incienso pero más gorda), e hizo que el calor/humo que salía de la barrita apuntara al principio de la uña del dedo meñique de cada pie, y así 10-15 minutos). Luego yo seguí durante unos días con la moxa para hacerlo un par de veces al día en casa. Creo que lo que más me funcionó de este tratamiento, a pesar de que mi bebé no se diera la vuelta, fue la tranquilidad, seguridad y comunicación con mi bebé que me aportó la acupuntora, cosas que necesitaba. además me recomendó posturas para favorecer que el bebé se diera la vuelta (podéis encontrar mucha información en la web http://www.spinningbabies.com).

Sin embargo, como os he dicho no funcionó la acupuntura así que decidimos pedir hora para la VCE. Esta técnica a de ser realizada por una persona especializada y con experiencia en VCE. Yo tenía muchas dudas y estaba asustada, pero de nuevo fui afortunada con la matrona que me la hizo. Me explicó perfectamente cómo lo iba a realizar, aclaró todas mis dudas, me dio tranquilidad, seguridad y confianza y me quitó el miedo que tenía. Me dijo que si ella notaba que el bebé se resistía a girar que no lo iba a forzar y una de las dudas más importantes que tenía, que era que yo estoy en la semana 35 y había leido que la VCE se debe hacer a partir de la 36-37, me explicó que al ser primeriza el espacio en mi útero es más reducido (no ha sido ensanchado por otros embarazos), y más tenso, y por eso es buena idea hacerla un poquito antes pues es más fácil girar al bebé. Revisó mis ecografías y seguimiento del embarazo, y me hizo tumbar en la camilla. Me hizo una ecografía y escuchó los latidos del bebé, me echó lubricante en la tripa y me dijo que para relajarme que mejor cerrara los ojos y me concentrara en el bebé, intentando comunicarme con él para que girara. Localizó el culo con una mano en mi pelvis y la cabeza con la otra mano, y muy suavemente empezó a girarlo, yo estaba al 100% concentrada y no me estaba doliendo (ella me dijo que si me dolía que la avisara). Estaba preparada para que durara más tiempo pero de repente volvió a poner el ecógrafo en mi pelvis y ya estaba ahí la cabeza! No me lo podia creer, dije “¿Ya está?” No me esperaba que fuese tan rápido y sencillo. Pero creo que ella también estaba sorprendida de lo bien que fue. Los latidos del corazón seguían bien y el bebé tranquilo.

Luego nos ofreció un café a mi marido y a mí y al rato volvió a hacerme una ecografía y escuchar los latidos, todo seguía bien. No me recomendó nada en especial para que el bebé siguiera en esta postura, simplemente vida normal, si acaso sentarme 3 veces al día en la postura de la flor de loto para favorecer que el bebé encaje su cabeza en mi pelvis. También que durante ese día estuviera muy pendiente de que el bebé se movía, y si no era así que llamara de urgencias a las matronas, también si sangraba o tenía dolor constante. Me dijo que se pondría en contacto con mis matronas para que me chequearan que sigue en esta posición. (el nombre de la matrona que me lo hizo, por si vivis en Amsterdam, es Ariette van der Feen, de la clínica de matronas Verloskunde Groei…aún no descarto cambiarme a estas matronas de lo buenas que son).

El mismo día de la VCE no es que no se moviera mi bebé, es que no paraba!!!! Qué sensación, estaba agotada de tanto movimiento! Supongo que en su nueva postura tenía más espacio para moverse y estuvo todo el día sin parar, además mi sensación en la tripa era rara, más que rara diferente, pero luego ya al día siguiente se calmó y sigue moviéndose pero no como ese día.

Os animo a haceros esta técnica si no os funcionan las posturas de poner la pelvis elevada y postura del gato (para relajar el útero y que tenga más espacio vuestro bebé para moverse), la acupuntura y la moxibustión. Siempre teniendo en cuenta que el porcentaje de éxito es solo del 50%, ahora si os funciona hay un 95% de probabilidad que se mantenga así hasta el final. Si no se da la vuelta con la VCE os pueden repetir esta técnica si los especialistas lo consideran oportuno claro; los riesgos son mínimos minimísimos y el dolor es relativo, gran parte del dolor podéis controlarlo estando tranquilas y concentradas (esto también depende mucho del profesional que lo realice). En mi caso no me dolió nada pero hay mujeres que lo han pasado mal, así que hay que ir preparada. También podéis optar por la opción de dejarlo estar, quiero decir que hay muchos casos que el bebé se da la vuelta los últimos días incluso justo antes del parto. También puede que no se de la vuelta y decidáis u os veáis obligadas ir a por la cesárea, que tampoco pasa nada en realidad, solo que el postoperatorio es más rollo; o atreveros con un parto de nalgas, que creo que es la opción más arriesgada y ha de ser realizada por especialistas en este tipo de partos.

Mucha suerte y estad tranquilas sobre todo, que afortunadamente hoy en día estas técnicas están muy estudiadas y monitorizadas, y los especialistas no toman riesgos a la ligera.

Un saludo y hasta el próximo post!

Elena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s