Pulgas: cómo acabé con ellas

Cómo descubrí las pulgas:

Hace unas 3 semanas mi perra de 12 años y medio se rascaba más de lo habitual. Sobre todo de noche, no paraba quieta de un sitio a otro y estaba muy nerviosa e irascible (no me extraña…). Yo pensé que eran cosas de la edad, pensé que quizás tendría algo interno que le dolía, y por eso se rascaba tanto y no podía aliviarse…

Yo la trataba de ayudar también rascándola donde ella se rascaba, palpando a ver si tenía algún bulto o algo interno que pudiera detectar (y si no llevarla al veterinario). Y curiosamente cada vez que la rascaba yo acababa con unas cositas negras en las uñas…mi perra es negra pero la piel la tiene blanquita, “sera caspa…?”  Definitivamente no era caspa…., ” Habra estado en un volcán…?” Vale, esta pregunta es un poco tonta, pero si habéis estado cerca de un volcán y hacía mucho viento, sabréis a lo que me refiero… Eran como granitos de arena gorditos y negros.

Cómo no, internet me solucionó la duda… Eran cacas de pulga!!!!!!

Sigue leyendo

Anuncios